Consejos teletrabajo

La situación actual de confinamiento en casa ha abierto las puertas de un método de trabajo que no es tan excepcional como se percibe. Aunque, si bien es cierto que algunas empresas lo llevaban practicando desde hace tiempo, actualmente muchas de las demás se han visto forzadas a implantarlo debido a la cuarentena. En Difusión Comunicación lo estamos practicando desde que se decretó el estado de alarma y nos está funcionando. Es por esto, que desde nuestra experiencia, queremos aportar consejos para que el teletrabajo sea una opción viable y llevadera por parte de todos los profesionales que se encuentran desempeñándolo o se planteen hacerlo.

Consejos teletrabajo, sigue siendo eficiente desde casa

  • Tómatelo tan en serio como el trabajo presencial: Nuestro cerebro puede darnos señales negativas, y más, si nunca hemos trabajado desde casa, que hagan que te acomodes y restes responsabilidad. Envía estímulos positivos y responsables para no caer en la sensación de despreocupación.
  • Crea hábitos y horarios estrictos: Al igual que cuando vamos a trabajar de forma presencial, crea tu rutina diaria. Desayuna, dúchate y vístete como si fueses a la oficina. Esto hará que tu mente cambie de estado y puedas centrarte rápidamente.
  • Adecúa tu espacio de trabajo: Es importante que cuentes con una mesa amplia, lo más vacía posible (sólo con lo necesario para tu trabajo), una luz que no moleste y evitar elementos de distracción. Si dispones de un espacio personal sólo para el trabajo, sería ideal que lo adaptases de esa forma.

espacio de trabajo ordenador

  • Planifica las tareas: Márcate objetivos diarios, planifícalos y cúmplelos. Si no lo realizamos de esta forma, podemos caer en el error de ver todas nuestras tareas acumuladas y darnos la sensación de que no nos va a dar tiempo a acabar todo, o incluso a no saber por dónde empezar y perder tiempo en decidirlo.
  • Tener un mail y teléfono propio del trabajo: Esto ayudará a que en los horarios de trabajo obvies los métodos de contacto personales y consigas centrarte de mejor forma. Además, te ayudará a desconectar cuando acabe tu jornada laboral.
  • Mantén el contacto con tus compañeros: Si estás acostumbrado a interactuar con ellos, es muy probable que extrañes la nueva situación. Pero que ello no te impida mantener el contacto. Ya sea por los servicios de mensajería instantánea o por llamada, es importante mantener el contacto con tus compañeros a nivel laboral o a modo de descanso como harías en las pausas de la oficina.

contacto con tus compañeros

  • No lleves una vida sedentaria: Aunque no lo creas, no cuidar tus hábitos de alimentación o no moverte, afectan directamente a tu rendimiento en el trabajo. Debes tener en cuenta que un cuerpo sano conlleva una mente sana.
  • Haz pequeñas pausas para comer o estirarte: Si permanecemos absortos en el trabajo durante mucho tiempo, podemos llegar a saturarnos y perder productividad e interés por él. Es importante marcarte pequeñas pausas habitualmente para no caer en el estrés.
  • Contar con el apoyo de quienes conviven con nosotros: No sólo debes convivir contigo mismo, sino que estando en casa, debes compartir espacio con tus familiares, pareja o compañeros. Debéis tener una buena comunicación y dejar claro que estáis trabajando, para así llegar a acuerdos de respeto, sobre todo si vives con niños.
  • Empatía. Ponte en el lugar de tus empleados, jefes y compañeros: Tengas el rol que tengas en la empresa, entiende la situación de cada uno de tus compañeros. Ahora más que nunca, debéis estar unidos y apoyaros a nivel psicológico. Esto es aplicable a cualquier situación, pero especialmente en este estado, entiende que pueden tener un mal día, tener presión por gestionar crisis de clientes, o simplemente necesiten un poco de adaptación. Empatiza, pero, también ten en cuenta la productividad y no te olvides de las jerarquías. Este es uno de los puntos de los que solemos olvidarnos, pero ante tal panorama, se convierte en primordial.

El trabajo remoto desde casa tiene ventajas y desventajas, y es importante saber gestionarlo de una forma correcta para continuar con la productividad con la que contábamos cuando íbamos a la oficina. Lo más importante es no perder la rutina, ser un poco más flexible y respetar tu trabajo. Animamos a las empresas que aún dudan de ello a aportar su granito de arena y confiar en una forma de empleo que permita a trabajadores y directivos poder quedarse en casa. Solo unidos podremos superar la situación.