Mi vecino el disenador

Como profesional del Diseño, o eso me gusta pensar, en el día a día nos encontramos con todo tipo de situaciones.

Una de las más comunes es la del cliente que tiene un vecino, sobrino, amigo, primo, animal de compañía que sabe de diseño. Y que el logotipo, el diseño de la web o lo que sea lo va a hacer el «vecino».

Y ahí es cuando todo se vuelve surrealista, porque te preguntas si (a partir de ahora llamaremos al sujeto vecino) tendrás suerte y será verdad que el vecino tiene aptitudes o si por el contrario sólo sabe cargar los textos decorativos del word.

Este segundo caso es el más preocupante. Por que, pongámonos serios, cuando uno esta enfermo el sentido común dicta acudir al médico, no al veterinario, por muy bestias que seamos, si se te rompe el coche vas al mecánico, no al panadero, entonces yo me pregunto, si necesitas un diseñador ¿Porqué recurres al «vecino»?.

Debemos hacerle olvidar al cliente el concepto del diseñador como persona que hace un dibujito. Hoy en día el diseñador debe convertirse para el cliente en una especie de conseglieri, como en el Padrino. El diseño de la marca debe seguir unas reglas y normas en vista a su mejor difusión en los múltiples formatos que existen, y que el «vecino» tal vez desconozca. La marca ha dejado de ser un dibujito para ser una representación gráfica que debe aparecer en Facebook, Twitter, Tumblr, Youtube, Google+, Blogs, Vallas, Sobres, Tarjetas, Cajas, spots, códigos QR, Posicionamientos…

En resumen no sólo debemos ser diseñadores, debemos convertirnos en el médico, mecánico, científico y profesional de la marca.

Angel Vilaplana, mecánico de la marca.

Comments

2 Comments In This Topic

Your email address will not be published. Required fields are marked *