logo

El diseñador web

LinkDifusión ComunicaciónLink2

El diseño web es una actividad que consiste en la planificación, diseño e implementación de sitios web y páginas web. No es simplemente una aplicación del diseño convencional, ya que requiere tener en cuenta cuestiones tales como navegabilidad, interactividad, usabilidad, arquitectura de la información y la interacción de medios como el audio, texto, imagen,enlaces y vídeo. Se lo considera dentro del diseño multimedia.

La unión de un buen diseño con una jerarquía bien elaborada de contenidos aumenta la eficiencia de la web como canal de comunicación e intercambio de datos, que brinda posibilidades como el contacto directo entre el productor y el consumidor de contenidos, característica destacable del medio.

El diseño web ha visto amplia aplicación en los sectores comerciales de Internet especialmente en la World Wide Web. Asimismo, a menudo la web se utiliza como medio de expresión plástica en sí. Artistas y creadores hacen de las páginas en Internet un medio más para ofrecer sus producciones y utilizarlas como un canal más de difusión de su obra.

Contenido

[ocultar]

1 Diseño web aplicado

1.1 Etapas

1.2 Fundamentos

1.3 Accesibilidad

2 Historia

3 HTML 5

4 Véase también

 

[editar]Diseño web aplicado

El diseño de páginas web trata básicamente de realizar un documento con información hiperenlazado con otros documentos y asignarle una presentación para diferentes dispositivos de salida (en una pantalla de computador, en papel, en un teléfono móvil, etc).

Estos documentos o páginas web pueden ser creadas:

creando archivos de texto en HTML, PHP, Asp, Aspx, JavaScript, JSP, Python, Ruby.

utilizando un programa WYSIWYG o WYSIWYM de creación de páginas.

utilizando lenguajes de programación del lado servidor para generar la página web.

[editar]Etapas

Para el diseño de páginas web debemos tener en cuenta tres etapas:

La primera, es el diseño visual de la información que se desea editar. En esta etapa se trabaja distribuyendo el texto, los gráficos, los vínculos a otros documentos y otros objetosmultimedia que se consideren pertinentes. Es importante que antes de trabajar sobre el computador se realice un bosquejo o prediseño sobre el papel. Esto facilitará tener un orden claro sobre el diseño.

La segunda, es la estructura y relación jerárquica de las páginas del sitio web, una vez que se tiene este boceto se pasa a ‘escribir’ la página web. Para esto, y fundamentalmente para manejar los vínculos entre documentos, se creó el lenguaje de marcación de hipertexto o HTML. Los enlaces que aparecen subrayados en este documento y otros de Wikipediason ejemplos de hipertexto, puesto que al pulsar sobre ellos conducen a otras páginas con información relacionada. La importancia de la estructura y arborescencia web radica en que los visitantes no siempre entran por la página principal o incial y en ese caso el sitio debe darle la respuesta a lo que busca rápido, además permitirle navegar por el sitio.

La tercera, etapa consiste en el posicionamiento en buscadores o SEO. Ésta consiste en optimizar la estructura del contenido para mejorar la posición en que aparece la página en determinada búsqueda. Etapa no gustosa por los diseñadores gráficos, porque a diferencia del texto, aún para el año 2011 no se pueden tener nuevos resultados en los buscadores con sitios muy gráficos.

El HTML consta de una serie de elementos que estructuran el texto y son presentados en forma de hipertexto por agente de usuario o navegadores. Esto se puede hacer con un simpleeditor de textos (debe guardarse como texto plano, sin ningún tipo de formato y con extensión .html o .htm). Aprender HTML es relativamente fácil, así que es sencillo crear páginas web de este modo. Esta era la única manera de generarlas hasta que aparecieron, a mediados de 1996, algunos editores visuales de HTML, como MS FrontPage y Adobe Dreamweaver. Con estas herramientas no es necesario aprender HTML (aunque sí aconsejable), con lo cual el desarrollador se concentra en lo más importante, el diseño del documento.

Todo esto teniendo en cuenta el nivel de programación en el diseño de las aplicaciones y del impacto visual que se quiere generar en el usuario.

[editar]Fundamentos

Un correcto diseño web implica conocer cómo se deben utilizar cada uno de los elementos permitidos en el HTML, es decir, hacer un uso correcto de este lenguaje dentro de losestándares establecidos por la W3C y en lo referente a la web semántica. Debido a la permisibilidad de algunos navegadores web como Internet Explorer, esta premisa original se ha perdido. Por ejemplo, este navegador permite que no sea necesario cerrar las etiquetas del marcado, utiliza código propietario, etc. Esto impide que ese documento web sea universal e independiente del medio que se utilice para ser mostrado.

La web semántica, por otra parte, aboga por un uso lógico de los elementos según el significado para el que fueron concebidas. Por ejemplo se utilizará el elemento <P> para marcar párrafos, y <TABLE> para tabular datos (nunca para disponer de manera visual los diferentes elementos del documento). En su última instancia, esto ha supuesto una auténtica revolución en el diseño web puesto que apuesta por separar totalmente el contenido del documento de la visualización.

De esta forma se utiliza el documento HTML únicamente para contener, organizar y estructurar la información y las hojas de estilo CSS para indicar como se mostrará dicha información en los diferentes medios (como por ejemplo, una pantalla de computadora, un teléfono móvil, impreso en papel, leída por un sintetizador de voz, etc.). Por lógica, esta metodología beneficia enormemente la accesibilidad del documento.

También existen páginas dinámicas, las cuales permiten interacción entre la web y el visitante, proporcionándole herramientas tales como buscadores, chat, foros, sistemas deencuestas, etc. y poseen de un Panel de Control de administración de contenidos. Este permite crear, actualizar y administrar cantidades ilimitadas de contenido en la misma.

[editar]Accesibilidad

El diseño web debe seguir unos requerimientos mínimos de accesibilidad web que haga que sus sitios web o aplicaciones puedan ser visitados por el mayor número de personas. Para conseguir estos objetivos de accesibilidad se han desarrollado pautas como las del W3C: Pautas de accesibilidad al contenido Web 1.0 WCAG.

[editar]Historia

En un principio era sólo texto, pero a medida que ha evolucionado la tecnología, tanto los ordenadores como las redes de telecomunicaciones, se ha generado nuevas formas de desarrollar la web. La inclusión de imágenes fue la más significativa, pero también debemos mencionar el vídeo y la animación, o los espacios 3D, lo que aporta valores estilísticos, de diseño y de interactividad jamás imaginados antes.

El diseño de páginas web se ha desarrollado a medida que ha evolucionado Internet. En 1992 sólo había alrededor de 50 sitios web[cita requerida]. Estadísticas (2005) nos afirmaban que la cantidad de sitios web ronda los 8.000 millones de sitios, a los que diariamente se les suma a raíz de 4400 por día[cita requerida].

Rápidamente, su importancia alcanzará las mismas cuotas que la televisión o el teléfono. Datos recientes estiman que hay alrededor de 2 mil millones de páginas colgadas y se espera que en los próximos años llegue a los 8 mil millones, excediendo el número de habitantes del planeta. Sin embargo, sólo una fracción de este número es visitado habitualmente por la mayoría de los usuarios (sólo alrededor de 15.000 sitios webs, el 0,4% del total).

A partir de estos datos se puede entender la necesidad de concentrar los esfuerzos para atraer y mantener la atención de los usuarios. Junto con un desarrollo efectivo de la estructura web y del contenido, el diseño y el uso del color son la llave para atraer y ser identificado, formando vínculos en el subconsciente del usuario y generar esquemas para captar y fidelizar a nuevos visitantes.

Al mismo tiempo que la evolución de los aparatos y de su introducción en los hogares, también ha aumentado la calidad de las transmisiones a través Internet y ha bajado su precio. A medida que la tecnología ha solventado estas dificultades, ya no nos encontramos con problemas de forma sino de contenido.

[editar]HTML 5

La última versión de este lenguaje básico corresponde al HTML5, donde se introducen nuevos elementos que mejoran la navegación y la usabilidad de los sitios web en los distintos navegadores, como por ejemplo el uso de <canvas>, <video> o <footer>.

Esta nueva versión no se trata solamente de cambiar y eliminar etiquetas. Va mucho más allá.

En todo sitio web hay elementos que se utilizan. El encabezado (header), barras laterales (sidebars), el pie de página (footer), los menús de navegación, se utilizarán en esta nueva versión como etiquetas ya establecidas, brindando una mejora en la intuición para el desarrollo.

Así mismo una de las mayores mejoras es la utilización de “Canvas” o marcos de trabajo, que sirven para utilizar animaciones sin necesidad de instalar plugins ni usar un reproductorAdobe Flash para videos web, estándar considerado de facto. Esta opción es un gran avance, ya que Flash tiene grandes desventajas en los gráficos web, como que Google no pueda leer el texto dentro, que pesan mucho y tardan en cargar. Al implementarse con canvas, se usará únicamente código Javascript, aligerando el peso de la página.

También quedan obsoletos algunos elementos del HTML4, razón por la cual es conveniente repasar acerca de las novedades que incluye HTML5, cuyo lenguaje es regulado por W3C.

 

¿Qué hace un diseñador web?

 

 

El diseñador web es quien crea la parte artística o visual de un sitio y la estructura que tendrá la página. El diseño se planifica en base al objetivo y al estilo de la página y luego se desarrolla teniendo en cuenta la navegabilidad, interactividad, usabilidad y arquitectura de la información.

 

Un sitio puede ser de venta, de promoción, publicitario, informativo o de presencia básica en Internet. De acuerdo a ese objetivo el diseñador web comienza a trabajar con el fin de armonizar todos los contenidos y hacer efectiva la web.

 

Se pueden determinar tres etapas en el diseño web:

 

La primera consiste en el diseño visual de la información que se desea editar. En esta etapa se distribuyen textos, gráficos, vínculos a otros documentos y otros objetos multimedia. Porque el diseñador web también trabaja en la interacción de medios como el audio, texto, imagen y video. A eso se lo llama diseño multimedia.

 

En la segunda etapa se “escribe” la página y se implementan los vínculos entre documentos mediante el lenguaje de hipertextos o HTML; éstos permiten pulsar sobre algún contenido para dirigirse a otras páginas con información relacionada.

 

La tercera etapa consiste en optimizar la estructura del contenido para mejorar la posición en que se aparece en determinada búsqueda.

 

La innovación constante en las tecnologías de la información, hace cada vez más necesario el trabajo del diseñador web, porque los sitios compiten por la atracción y por mantener la atención de los usuarios.

 

Qué es un Diseñador Web

 

Uno de los conceptos más ambiguos que se manejan en el mundo del desarrollo de aplicaciones Web es el de diseñador, algo que origina una pérdida de valor al papel que los diseñadores desempeñan en cualquier desarrollo.

Nada más lejos de la realidad. Es fundamental que una aplicación funcione, que realice a la perfección aquellos procesos para los que ha sido concebida, lo que pasa por un buen trabajo de programación, de acceso a bases de datos, de realización perfecta de transacciones. Pero cuando todo está preparado y las páginas Web se ponen en Internet, accesibles al mundo, lo que se van a encontrar los visitantes va a ser una interfaz de usuario concebida, construida y perfeccionada por uno o más diseñadores Web.

Los conceptos tan populares en la actualidad de usabilidad, accesibilidad, navegabilidad, etc., son estudiados y resueltos por los diseñadores Web (si no es hecho por especialistas en cada tema; todo depende del presupuesto material y temporal del proyecto), y afectan directamente, y con un gran peso específico, a la reacción que van a tener los usuarios del producto, a su experiencia y a su satisfacción en el contacto con la página, lo que derivará en una mayor o menor efectividad de la misma.

Si consideramos una tienda virtual, no cabe duda en que su principal objetivo es vender. Puede tener un motor interno perfecto, realizando transacciones de forma rápida y precisa, gestionando pedidos, cobros y distribución de forma precisa. Pero si los usuarios no encuentran los productos cuando entran en la tienda, si no pueden realizar los pedidos de forma rápida y clara, si no quedan satisfechos con el entorno que se les ofrece, no habrá venta alguna, y la tienda quebrará.

 

Y este razonamiento puede ser aplicado a cualquier sitio web: portales, buscadores, páginas corporativas, etc.

Vamos a dar un repaso a la evolución de las interfaces de usuario, culminando en aquellas destinadas a la Web, y al papel que cada profesional tiene en el proceso de desarrollo de una aplicación.

Programadores e interfaces web

El papel de la programación y de los programadores en el desarrollo de toda aplicación informática es fundamental. Los ordenadores son máquinas con una velocidad de proceso y una capacidad de memoria cada vez mayores, capaces de realizar varias tareas a la vez, atendiendo a diferentes usuarios al mismo tiempo. Pero son sólo eso, máquinas, a las que hay que decirles todo lo que deben hacer, paso a paso y de forma precisa.

Se hace necesario entonces la presencia de técnicos capacitados para establecer de una manera sistemática y estructurada las funciones que debe desempeñar el ordenador para llegar a la meta deseada. En este trabajo, los programadores son verdaderos genios, capaces de conseguir que una máquina responda adecuadamente ante toda posible acción del usuario de la aplicación.

Ahora bien, una cosa es tratar con una máquina de forma estructurada y lógica para conseguir que una aplicación Web funcione como debe, y otra muy diferente tratar con los usuarios de esa aplicación, con personas sujetas a estados de ánimo y circunstancias imprevisibles, que en la mayoría de los casos tienen conocimientos escasos de informática y han tenido pocas experiencias en Internet.

Este es uno de los principales motivos que hacen que una interfaz Web, pensada y diseñada por un programador esté condenada al fracaso (salvo en aquellos casos en los que el programador sea también un diseñador Web preparado), al adaptarse a la máquina, no al usuario.

Otro aspecto importante a considerar es la forma de pensar de un programador, orientada más a lo posible que a lo probable. Esto origina que los programadores estén siempre preguntándose qué puede ocurrir en cada uno de los pasos de un proceso, lo que les hace dividir éste en subprocesos, y estos en otros, resultando al final una cadena interminable de operaciones para conseguir un propósito cualquiera. Este “vicio” lo exportan luego a la interfaz de usuario, resultando un mundo complicado y difícil.

El usuario normal de un sitio Web piensa de otra forma. Está más orientado a los objetivos prácticos que a los procesos mentales, y además busca rapidez y facilidad de uso. Como consecuencia, si encuentra dificultades a la hora de localizar la información que desea en un sitio Web, lo abandona si miramientos.

Podemos afirmar entonces que no es buena idea que la interfaz de usuario de un sitio Web, la estructuración de la información que contiene y la forma de acceso a la misma sean concebidos por programadores.

 

El diseño gráfico

Dejemos por ahora a un lado el camino de los programadores y vamos a centrarnos en otro mundo que ha afectado de forma importante al diseño Web, concretamente, el diseño gráfico.

Desde que alguien tuvo que comunicar algo a los demás de forma no individualizada se hizo patente la necesidad de presentar dicha información de forma adecuada, con objeto de que fuera correctamente interpretada por el mayor número de destinatarios finales.

Estamos hablando de comunicación simple y llama, y cuando el mensaje a transmitir tuvo como destino un grupo amplio de destinatarios se hizo patente la utilidad de la transmisión del mismo en soportes y formatos que permitieran una distribución masiva, como carteles, folletos, panfletos, etc. Siendo el principal objetivo de estos la transmisión efectiva del mensaje, éste se reforzó con elementos gráficos, tipográficos, con unas combinaciones adecuadas de colores y formas.

Surge de esta manera el concepto de diseño gráfico, como rama de la comunicación que estudia la disposición correcta de textos y elementos gráficos para transmitir un mensaje de forma idónea. Combina aspectos como colores, formas, tipografía, espacios, etc., para crear un espacio visual en el que el mensaje llegue al espectador de forma clara, amena y efectiva.

Por lo tanto, podemos definir al diseñador gráfico como aquel profesional que, partiendo de los requisitos del cliente que desea transmitir un mensaje (generalmente será de tipo comercial), utiliza diferentes fuentes de recursos (gráficos, ilustraciones, textos, fotografías), de soportes (carteles, folletos, panfletos, trípticos, libros, etc.) y de técnicas (geometría espacial, tipografía, teoría del color, psicología aplicada, etc) para conseguir la atención del usuario final, transmitirle el mensaje y que éste arraigue en su interior, produciendo el efecto esperado.

Un diseñador gráfico no es un constructor de gráficos, como generalmente se piensa, ni un fotógrafo, ni un ilustrador, sino el director de que pone en escena estos elementos, construyendo una obra útil con ellos, armonizando formas, volúmenes, colores y tipografías, creando espacios vivos y funcionales.

A pesar de la gran variedad de soportes que maneja un diseñador gráfico, una característica es común a todos ellos: la estabilidad. Una vez elegido el soporte en que se va a presentar un trabajo, éste permanece invariable, es siempre el mismo, pudiendo además elegir el tamaño que más se adapte a sus necesidades. Esto no ocurre en el caso de las páginas Web, en las que el tamaño es un elemento fijo, que no se puede modificar, y además es muy inestable, existiendo una serie de parámetros configurables por el usuario que limitan el trabajo, como son las resolución de pantalla, el navegador usado, los plugins instalados, la profundidad de color del monitor, etc.

Aunque el trabajo de los diseñadores gráficos ha sido durante mucho tiempo orientado a los soportes estáticos, desde hace tiempo se ha extendido a otros dinámicos, como la televisión e el cine, apoyando sobre todo a la publicidad. Pero a pesar de esta ampliación, su trabajo final va dirigido siempre a un público estático, que no interactúa en absoluto con el producto creado, limitándose tan sólo a ser un mero espectador del mismo. La única excepción tal vez sea la de los diseñadores gráficos de soportes especiales, como enciclopedias, que deben manejar grandes volúmenes de información, y que se han visto obligados a establecer ciertos elementos referenciales en sus trabajos, que se podrían comparar a los enlaces de una página Web, aunque estáticos.

Este planteamiento de orientación a un público estático varía enormemente del que se debe adoptar a la hora de diseñar una interfaz de usuario, ya que en esta el usuario es una parte fundamental de la misma, es el amo y señor, teniendo la capacidad de interactuar con ella, dirigiendo sus pasos a través de las páginas que forman el sitio Web, siendo un elemento libre que elige sus pasos por medio de la navegación, y con la capacidad de abandonar el sitio Web en cuanto lo desee.

Por lo tanto, un diseñador gráfico tampoco es la persona indicada para diseñar una interfaz de usuario ni para desarrollar la entidad única que forman todas y cada una de las páginas de un sitio Web.

El diseñador web

Con el desarrollo de aplicaciones informáticas para sectores no informáticos (gestión, administración, etc.) fue necesario adaptar éstas para su posible uso por personas ajenas al ambiente de la programación. Así, surgieron métodos de interacción persona-computador cada vez más simples, mas “humanas”, produciéndose un punto de inflexión con la introducción de las interfaces gráficas y las basadas en ventanas.

Estas interfaces gráficas estaban diseñadas siguiendo el modelo de los primeros sistemas operativos gráficos, con colores grises, iconos más o menos estándares y sistemas de menús y pestañas por todos conocidos, pero siempre desde el punto de vista de los programadores, que fueron las personas encargadas de desarrollarlas.

Con el paso del tiempo, y la par siempre de la ampliación del número de usuarios procedentes de diferentes sectores, las interfaces fueron evolucionando en formas, colores y espacios, llegando un momento (coincidente con expansión informática empresarial) en que se vio que el concepto de diseño existente no era el más adecuado. Entonces se empezó a encargar el trabajo de diseño de interfaces equipos formados por programadores, especialistas en interacción persona-computador y diseñadores gráficos, intentando que estos últimos dieran algo de “humanidad” y colorido a las mismas. Este punto fue fundamental, ya que se empezó a pasar del pensamiento lógico y estructurado centrado en procesos a otro centrado en objetivos, más acorde con la mentalidad de los usuarios.

Así fueron evolucionando las cosas, adaptándose los diseños de interfaces cada vez más al concepto humano, usable, hasta que se produjo una nueva revolución que dio al traste con muchos de los conceptos previos: la aparición de la Web.

Con la aparición de Internet y de las páginas Web, y el posterior boom de éstas, se introdujo en el concepto de interfaces una nueva dimensión, repleta de limitaciones propias y de elementos particulares, que originó la necesidad de plantearse una nueva teoría de diseño centrada en el usuario.

 

En primer lugar, el diseño de las interfaces se vio condicionado por un medio en el que el ancho de banda y la velocidad de descarga eran elementos fundamentales, precisándose la construcción de las mismas a partir de elementos ligeros, de poco peso, de tal forma que el proceso de descarga y visualización de una página Web no se convirtiera en algo inaguantable por el usuario.

Además, las aplicaciones encargadas de visualizar estas páginas Web (los navegadores) se encontraban limitados en cuanto a formato (unos tamaños fijos de pantalla), resolución, colores y funcionalidades.

Por otra parte, el diseño puramente creativo había que pasarlo luego al sistema de codificación propio de las páginas Web, el lenguaje de marcas HTML, muy limitado y que había que dominar bien, ya que si no, la maquetación correcta de hacía imposible. Es decir, se hizo patente la necesidad de personal especializado, medio diseñador gráfico, medio programador, capaz de realizar el diseño correcto de una interfaz y pasarlo luego a una página Web operativa y funcional.

El concepto de interacción hombre-máquina también cambió, debido a un nuevo perfil de usuario, propio de Internet. Había que empezar a construir interfaces especializadas en unos sistemas de navegación nuevos, usados por personas impacientes, dirigidas a la consecución rápida de un objetivo claro y preconcebido, que si eran capaces de obtener la información buscada en un espacio de tiempo corto, simplemente, abandonaban la aplicación. Personas que, adicionalmente, eran poco conocedoras del medio y las tecnologías usadas.

Otro factor que hubo que tener en cuenta fue el tamaño de la información manejada y el acceso sencillo a cada una de sus partes. Los sitios Web fueron aumentando cada vez más de tamaño, conteniendo cada vez mayor número de páginas, con lo que la planificación correcta de esquema de localización y acceso simple a la información se hizo un tema cada vez más importante.

Además, cada página contiene elementos activos, que deben realizar su función propia de forma correcta (envío de datos, enlace a otras páginas, muestra de mensajes al usuario, etc.).

Todo esto originó la aparición de unos nuevos profesionales, los diseñadores Web, encargados del diseño gráfico y lógico de interfaces de usuario, la organización de contenidos y el desarrollo e implementación de esquemas de navegación adecuados entre las diferentes páginas de un sitio Web, todo ello de forma compatible con los diferentes sistemas operativos, navegadores, resoluciones, etc., que tuviera cada usuario particular.

No cabe duda alguna en que el diseño Web hereda muchas cosas de diseño gráfico, pero lo amplía para adaptarlo a un nuevo medio, Internet, y a un nuevo formato, las páginas Web. Con el desarrollo de tecnologías propias para la Web (JavaScript, Hojas de Estilos Cascada, HTML Dinámico, etc.) se ha hecho necesaria una formación cada vez más técnica de los diseñadores Web, que deben ya no solo conocer el funcionamiento de estas tecnologías, sino también implementarlas en la práctica.

En la actualidad, el diseñador Web es el profesional que mejor conoce las interfaces Web, los navegadores y la forma de hacer un sitio Web funcional y usable. Toda empresa de servicios informáticos orientada a las aplicaciones para Internet debe contar en su plantilla con un buen diseñador Web, que debe disponer, si es posible, con colaboradores encargados de la creación de gráficos y fotografías de calidad.

Además, debe ser escuchado y deben ser tenidas en cuenta sus observaciones e indicaciones, ya que, de no ser así, el producto final nunca tendrá la calidad necesaria para sobrevivir es la gran red, donde millones y millones de páginas luchan por obtener el premio final: el usuario.

 

La interfaz Web, la navegación entre páginas y la usabilidad son los elementos más importantes para el triunfo de un sitio Web, porque son los elementos que más valora el usuario final, y el usuario es el rey.

El diseño de interfaces Web es un tema complejo, en el que no sólo intervienen procesos de diseño gráfico, sino que también son imprescindibles aspectos como arquitectura de la información, navegación, usabilidad, funcionalidad, programación en cliente, etc.

El profesional adecuado para esta labor no es el programador, ni el diseñador gráfico, ni el jefe de proyecto; es el diseñador Web, la persona que es capaz de combinar todos los ingredientes necesarios para producir un sitio Web equilibrado, usable, funcional y útil.

El trabajo del diseñador Web es uno de los más importantes en la concepción y desarrollo de una aplicación Web, tanto como el del programador. Este último se encarga de la parte servidor de la aplicación, siendo el responsable de que los accesos a bases de datos, los procesos de cálculo avanzado y las transacciones se realicen de forma correcta, mientras que el diseñador Web se encargará de construir la interfaz mediante la que el usuario final será capaz de aprender rápidamente a buscar la información, producto o servicio que necesita y realizar sus objetivos prácticos.

Con una buena integración entre programadores, constructores gráficos, y diseñadores Web conseguiremos que el resultado final de nuestro producto sea de calidad y eficiente, ofreciendo a nuestro cliente una aplicación capaz de rentabilizar la inversión realizada.

 

http://granimpetu.com/articulos/lo-que-un-disenador-web-debe-saber/

Lo que un diseñador web debe saber

publicado el 21.10.07 en DISEÑO, FREELANCING

Ser un diseñador web freelance tiene muchísimas ventajas, pero para poder aprovecharlas se necesita conocer sobre bastantes temáticas, las cuales en un momento u otro se deben aplicar a nuestro trabajo. Quien maneje la mayor cantidad de las mismas seguramente tendrá sonando su teléfono constantemente con ofertas, a continuación voy a comentar alguna de ellas.

Lo básico y esencial que un diseñador web debe conocer es XHTML y CSS, el alma y vida de los sitios de internet. Debe conocer cada tag, para que sirve y en que situación utilizar cada elemento. Además debe hacer que ese código sea armónico y valide. Al margen de esto también debe hacer que se vean bien en todos los navegadores, entre los cuales se encuentra Internet Explorer en su versión 6.

Como sabemos podemos hacer sitios enteramente de código y texto con excelentes resultados, pero la mayoría de los casos requieren imágenes que hagan nuestro diseño elegante. Es decir, el diseñador web debe saber manejar las herramientas de edición de imágenes y además tener un muy buen gusto. Conocimientos de arte y dibujo no vienen para nada mal ya que debe ver al diseño como tu todo en sí mismo, balanceado y correcto.

Si bien no es a lo que principalmente debe ocuparse, el diseñador también debe conocer de los lenguajes de programación, por ejemplo PHP o XML, con los cuales se encontrará en sus trabajos. Con esto quiero decir que además de su trabajo, debe comprender como es el que realizan los demás ya que no puede estar ajeno a lo que de alguna manera lo rodea. Un diseñador que sabe programar está muy bien cotizado.

A pesar de ser una tecnología que cada vez se utiliza menos, también es necesario que conozca sobre Flash ya que hay algunos clientes que necesitan (o piensan que necesitan) agregar estos elementos a sus sitios. Eso sí, lo que también debe saber es que no puede hacer un sitio 100% en Flash.

Lo que sí va a necesitar para darle un poco de vida y mejorar la usabilidad del sitio que esté realizando es saber utilizar AJAX. Esta tecnología cada vez es más necesaria, y del modo en que avanzan los modelos de sitios web, quien desconozca sobre esto va a estar un paso atrasado.

Otro aspecto sobre el cual no puede hacer vista gorda el diseñador es sobre SEO (Optimización para buscadores), ya que una buena parte de esto se realiza desde el XHTML. Si desconocemos como funcionan los buscadores no podremos hacer sitios que sean fáciles de indexar y que aparezcan entre los primeros resultados. Esto será un punto que todo cliente valorará.

Como para ir finalizando y dejando algunas nimiedades de lado, quiero destacar lo más importante que el diseñador debe manejar es la relación con el cliente, donde por desgracia no todo es color de rosas y por lo general lo que a uno le parezca oportuno al otro le va a parecer ridículo. Simplemente es cuestión de mantener una buena comunicación y llegar lo más rápido posible al difícil hecho de comprenderse mutuamente.

Ahora bien, como verán son muchas las cosas que el diseñador debe saber, otras tantas puede incorporarlas aunque no sean cruciales y unas varias debe olvidarse a la hora de ponerse a diseñar. Tal vez sabiendo esto, las personas que al escuchar tu presupuesto piensan: “no gracias, prefiero que me haga el sitio mi sobrino que trabaja en un cybercafe”, comprendan un poco más de que se trata todo esto.

 

Que DEBERIA saber un diseñador/maquetador web

ENERO 23, 2011 2 COMENTARIOS

primero que nada,tengamos claro todo,no es lo mismo un diseñador web a un maquetador web pero en si dejando de lado lo que realizen igual necesitaran unos conocimientos de varios temas.

Entre ellos:

usabilidad

accesiblidad

SEO (aunque tengan un consultor SEO propio,saber SEO aumentara la calidad de los diseños listos antes los bots de los navegadores)

redes (toda persona que trabaje con web debe saber que es apache,ISS,Server-side,DNS,FTP,Samba,etc)

lenguajes de marcado (HTML,XHTML,XML,SGML,como minimo)

lenguaje de hoja de estilos (CSS)

Lenguajes de scrips client side (javascript)

Lenguajes de server-side (PHP y si lo deseas,asp.net. al menos a nivel basico)

Edicion de imagenes (ni hace falta opinar)

SVG (es el futuro,se espera que pronto lo usen sistemas como google maps y muchos otros,a diferencia de flash,es 100% indexable,se puede buscar y mucho mas en el)

y bueno,con eso concluyo.

 

 

Published by

Avatar for avilaplana

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *